La astrología es una pseudociencia y práctica milenaria que interpreta la ubicación y las características de los astros con fines adivinatorios. Las predicciones pueden llegar a ser muy poderosas y detrás de ellas hay un trabajo que no se ve. ¿Te gustaría saber más sobre todo esto? ¡Acompáñanos!

¿Cuál es el origen de la astrología?

El horóscopo tiene sus inicios en el pensamiento basado en mitos de las culturas que habitaban en la tierra hace muchos años. Empezó a gestarse este conocimiento en Babilonia, Mesopotamia e incluso en el Antiguo Egipto.

Ciencia o pseudociencia

Al principio, hemos definido esta práctica como una pseudociencia en lugar de como una ciencia como tal. Esto tiene una razón de ser. El método científico que hoy conoces no sirve para definir y justificar la interpretación de los astros con fines predictivos. Por lo tanto, a pesar de que puedas ver tu personalidad en el horóscopo como si fuese un espejo, no la podemos llamar ciencia.

Pero entonces, ¿podemos hacer predicciones astrológicas?

Quizás, esta sea la parte más interesante porque puede que te llame la atención aprender a hacer predicciones astrológicas. No es sencillo, requiere de mucho estudio, práctica y sensibilidad. Para esto, debes conocer muy bien el horóscopo, interpretarlo y dominar el uso de la carta astral o carta natal, ya que serán las herramientas más importantes a tu disposición.

El horóscopo determina la personalidad

Cada signo del zodiaco se agrupa en cuatro elementos fundamentales: tierra, fuego, agua y aire. Cuando naciste, los astros estaban en el cielo situados de una forma concreta.

Los signos de fuego son: Aries, Leo y Sagitario. Son muy vitales, positivos y animados.

Los de tierra son: Tauro, Virgo y Capricornio. Son tranquilos, concretos y realistas.

Los de aire son: Géminis, Libra y Acuario. Son creativos, idealistas y con gran poder de comunicación.

Y los de agua: Cáncer, Escorpio y Piscis. Son sensibles, emotivos y místicos.

  • Aries: no tienes miedo a lanzarte a lo desconocido.
  • Tauro: eres constante, leal, pero también cabezota.
  • Géminis: te sientes muy cómodo con los cambios.
  • Cáncer: eres muy sensible, pero estás siempre a la defensiva.
  • Leo: eres un líder, te gusta ser el centro de atención.
  • Virgo: te encantan las rutinas y eres organizado.
  • Libra: te cuesta tomar decisiones, eres indeciso.
  • Escorpio: eres una persona altamente competitiva.
  • Sagitario: te encanta conocer a gente nueva.
  • Capricornio: eres una persona honesta.
  • Acuario: tienes un don de gentes natural.
  • Piscis: idealista, soñador y hedonista.

No obstante, no siempre tu personalidad coincide al 100% con tu signo. 

La carta astral y el ascendente

Cuando no te sientes al 100% identificado con tu signo zodiacal, la carta astral o carta natal puede revelar a tu ascendente. Se trata de aquel signo que se encuentra en el Horizonte Este cuando naciste. Para determinarlo hace falta, no solo saber el día, sino la hora e incluso el lugar. Por ejemplo, es posible que seas tauro y que tu ascendente sea virgo, con el que te sientes más identificado.

En definitiva, la astrología es una práctica preciosa, llena de significados y de revelaciones. Los astros tienen un poder que, a veces, desconocemos. En nuestro curso de astrología en Mens Sana descubrirás el poder que tiene, aprenderás a utilizar la carta astral o la carta natal, y llegarás a convertirte en un maestro. ¡Descúbrelo en este enlace!