Lectura del rostro: la fisiognomía como fuente de conocimiento

Lectura del rostro

La cara no solo refleja el alma, también expresa la personalidad y el comportamiento social de las personas. En este contenido te iniciamos en la lectura del rostro y sus características.

¿Qué es la lectura del rostro?

Conscientemente o no, todos extraemos conclusiones al observar caras ajenas. Lo hacemos de forma intuitiva y espontánea, luego nos influye de modo inconsciente.

Ahora bien, cuando descubres la fisiognomía y aprendes a aplicarla, todo cambia definitivamente. Porque esta disciplina utiliza los rasgos faciales para conocer el carácter de cada persona. 

El sistema taupsico permite, al interpretar el rostro, relacionar la información facial en torno a los temperamentos. Así puedes saber cómo eres y cómo son los demás. Y por qué.

Ventajas del sistema taupsico y la interpretación del rostro

Esta forma de interpretar la fisionomía ha demostrado su fiabilidad cuando es aplicado con profesionalidad y criterio. Te ayuda a:

  • Conocer cómo eres, identificar tus frenos personales y aumentar tu capacidad de superación.
  • Relacionarte con los demás, al aprovechar la información que sus caras ofrecen.
  • Mejorar la convivencia con tus seres queridos.
  • Orientar correctamente el futuro profesional, ya sea propio o de cercanos.
  • Decidir con acierto al impulsar cambios personales.
  • Desempeñar correctamente tu trabajo en contacto con personas.

Fundamentos básicos de la lectura facial

La siguiente cuestión es cómo interpretar los rasgos faciales. De igual modo que ocurre con la lectura de manos, el tarot o la astrología, existen unos principios ciertos y contrastados que sustentan esta actividad. Pero es la capacidad, la sensibilidad y el dominio de quienes los aplican los que determinan los resultados obtenidos.

Al leer el rostro, se analizan 7 rasgos faciales que ilustran sobre factores concretos del temperamento:

  1. Dominancia de la verticalidad: Muestra la voluntad del ser.
  2. Dominancia de la horizontalidad: Alude a la sociabilidad.
  3. Límite frontal: En este caso, expresa la inteligencia relacionada con la abstracción.
  4. Perfil frontal: Está conectado con la intuición personal.
  5. Diseño de los ojos: Refleja cómo es la inteligencia para lo concreto.
  6. Perfil de la nariz: Concentra la información sobre las emociones.
  7. Diseño de la boca: Se refiere, por último, a los instintos.

Esta información, como hemos anticipado, se pone en relación con los 7 temperamentos del sistema taupsico:

  • Egotial: Lidera, es responsable, organiza, valora la disciplina y puede tender a la tiranía.
  • Cordial: Se lleva bien con los demás, comprende, es altruista y le cuesta decidir.
  • Mental: Destaca por la creatividad, ama la cultura y filosofía, inventa y se autocondiciona.
  • Nervial: Es un artista, tiene buen gusto e intuye con acierto, pero tiende al pesimismo, la inestabilidad y la desconfianza.
  • Bilial: Analiza, ordena, reflexiona, es previsor y severo, además de muy metódico.
  • Sanguial: Le mueve el optimismo, idealiza, destaca por su sentimentalismo y su simpatía. Es voluble, partidista e impulsivo.
  • Linfatial: Comodón, económico, pragmático y paciente, aunque también sibarita.

¿Te gustaría empezar a dominar la lectura del rostro? Reconocer el carácter, anticipar la personalidad y prever el comportamiento social está a tu alcance a través de la fisiognomía taupsica.

¡Fórmate con nosotros y empieza a prepararte!

Sigue este enlace para saber más.

Deja una respuesta