Todas somos especiales, tenemos una fuerza interna increíble, aunque a veces no seamos conscientes de ella o no sepamos sacarle el máximo provecho.

Cabe destacar que este poder que poseemos no es un don, ni algo que se pueda adquirir de la noche a la mañana. El poder de la “magia” se gana con esfuerzo, el estudio, trabajo, la oración y lo más importante: La meditación.

Dentro de todos nosotros existe ese componente mágico que, sin embargo, no tomamos en cuenta. No a todas nos interesa ser “brujas” o “chamanas”, de paso no resulta fácil llegar a serlo. Para llegar a ese nivel es necesario establecer un plan de acción y seguirlo en estricto orden y sin prisas por alcanzar los resultados.

Debemos recordar que el simple hecho de nuestra existencia sobre la tierra es muestra inequívoca de lo grandioso que es el poder la magia. La magia de la vida y del amor.

El poder de la magia está presente en todo lo que nos rodea y quienes deseen adentrarse en el conocimiento profundo de la misma, deben saber que, una de las cosas más importantes es la meditación. De hecho, es lo primero que se debe aprender.

La meditación

El primer paso para alcanzar el poder de la magia, es la meditación. Aprenderemos a relajar cuerpo y mente, a alejar las tensiones cuando son perturbadoras, a concentrar la atención en un objetivo y a detener la mente, para que deje de pensar en lo cotidiano.

La meditación se practica en casi todas las religiones para alcanzar un estado de conciencia pleno.

Para meditar es necesario disponer de los siguientes elementos:

  • Paciencia.
  • Tiempo suficiente
  • Entrenamiento
  • Lugar adecuado
  • Momento apropiado

Posiciones para meditar

En realidad, cualquier postura es válida. Elige la que vaya mejor contigo, con la que te sientas más cómoda: Una tumbona, en un sofá, en un jardín, sobre la hierba o en cualquier lugar donde te encuentres a gusto.

La posición clásica, la de flor de loto típica del yoga, no es necesariamente la más cómoda para todos.

La postura más cómoda, es tumbarse sobre la espalda con un pequeño cojín debajo de la cabeza, las piernas separadas y los brazos relajados colocados a ambos lados. En esta posición es fácil relajar bien la musculatura; aunque también es fácil pasar de la meditación al sueño.

Elimina factores de perturbación

Lo fundamental, sobre todo cuando estás iniciándote en la búsqueda del poder de la magia, es dedicar al momento de meditación, total exclusividad. Elimina cualquier factor que pueda interrumpirla o perturbarla.

No comiences una sesión de meditación si estás esperando a alguien, o pendiente del técnico de la computadora, ni tener ningún asunto pendiente por hacer como ir a buscar a los niños al colegio o si tu pareja está por llegar.

Asegúrate de apagar el teléfono móvil, la radio y la televisión. Que no haya nada que pueda interrumpir de manera abrupta tu sesión de meditación.

No te obligues a contar minutos ni programar alarmas que te avisen que se te acabó el tiempo, justo cuando tal vez estás en la mejor fase.

Si quieres, puedes poner el ambiente a tono con la meditación y el poder de la magia que quieres alcanzar. Enciende velas perfumadas o varitas de incienso. Pon a sonar música de fondo, baja y suave. Intenta encontrar melodías que ayudan a la relajación.

Piensa que la meditación es un regalo que te hará sentir bien, y te permitirá conectarte con tu interior. Disfruta de ese momento especial y único donde comenzaras a sentir como el poder de la magia va fluyendo y haciéndote descubrir las maravillas del universo.

Nadie dijo que sería fácil

La meditación es una técnica, no se puede pretender dominarla de inmediato y lograr la relajación perfecta desde la primera vez.

La mayoría de las personas que meditan por primera vez, tienen la impresión de que ha sido una pérdida de tiempo y un completo fracaso: se le duermen las piernas, sienten hormigueo en las manos y piernas, no consiguen una posición cómoda y les pasan por la mente miles de incontenibles imágenes y pensamientos.

Ya te advertimos, que para conseguir un buen nivel de meditación, hace falta un largo y constante ejercicio. Poco a poco, comenzando por la base y sin obligarte a hacerlo.

Te repito, es un regalo que te estás dando y que te ayudara a descubrir el poder de la magia dentro de ti. Por eso te recomendamos:

  • Relájate.
  • Concéntrate.
  • Fíjate en tu mente en algún objetivo.
  • Entra en comunicación con la divinidad.
  • Purifícate.
  • Recárgate de energía y buena vibra.

La práctica te llevará a ser una experta a tal nivel que alcanzarás un alto estado de conciencia, aunque te encuentres en medio de ruidos y distracciones.

Llegará el momento en que te será posible formular visualizaciones, pensamientos creativos y sentirás el poder, el poder de la magia en tu interior gracias al camino que iniciaste a través de la meditación.