El Reiki es una terapia o sistema de sanación, autosanación y reequilibrio energético, por medio de la transmisión de energía curativa, por medio de las manos. A pesar de que no existe documentación redactada de la procedencia del Reiki, se conoce que ha sido redescubierto cerca de 1870, por el médico y sacerdote japonés denominado Mikao Usui.

Reiki es un vocablo japonés que tiene relación con la “energía mundial”, a dicha fuerza de la que nace la vida. En el Reiki existe un proceso de encuentro de la energía mundial con la energía física de cada persona. La esencia de esta técnica es el amor; dicha vibración divina que emite alegría, tranquilidad y vida y que lo engloba todo.

El Reiki penetra en el organismo por medio de los 7 chakras primordiales, localizados a partir de la base de la columna a la parte preeminente de la cabeza y que la distribuye a todo el organismo, reequilibrando. Es un procedimiento natural de equilibrar, restablecer, mejorar y sanar los cuerpos, construyendo de esta forma un estado de armonía.

El Reiki es una técnica de sanación natural en la que, por medio de la imposición de manos, se proyecta energía en el individuo que obtiene la terapia. Es simple comprenderlo una vez que pensamos qué es lo que hacemos de manera intuitiva. 

El cuerpo puede autosanarse

Nuestro cuerpo tiene una inteligencia congénita para autosanarse, únicamente poseemos que escucharlo y darle sitio a expresarse.

El propósito del procedimiento es atender la porción del cuerpo-mente que muestra el síntoma, dirigiendo ahí la Energía Mundial: dolor de cabeza, de espalda, estrés, irritación, cansancio…

Para entenderlo, tomamos el modelo oriental del sistema energético, que estima que la energía fundamental fluye por medio de nosotros mismos por “rutas” o Meridianos y es enfocada a partir de puntos de vista estratégicos o Chakras.

Si nuestra energía fluye libremente entre ellos, existirá equilibrio y, de modo que, salud.

Empero, si el flujo de energía se restringe o bloquea, se crea un desequilibrio en el sistema energético corporal. Los bloqueos tienen la posibilidad de surgir de una muchedumbre de fuentes y su resultado suele ser una manifestación física/emocional a modo de malestares  o enfermedades crónicas.

una vez que poseemos alguna dolencia: llevamos las manos a aquel sitio, es lo más natural.

¿Cómo actúa el Reiki en nuestro cuerpo?

Por medio de la imposición de manos, el terapeuta de Reiki lleva la Energía Fundamental Mundial a todos los órganos relevantes corporal del paciente y lo hace de una manera gradual y armoniosa. Tal cual, restablece la función de aptitud y de recuperación del propio organismo.

Además, la terapia Reiki genera un estado de relajación intensa, disminuye el estrés y libera sentimientos reprimidos o no vividos. Por medio de su práctica común, aprendemos a oír a nuestro cuerpo humano y a confiar en nuestra intuición. De esta forma, esta terapia nos ayuda a tomar conciencia de antiguas creencias ancladas en nuestro ser y liberarlas.

A lo largo del procedimiento, los bloqueos energéticos se disuelven y las actitudes tienen la posibilidad de manifestarse por medio del llanto o la risa. Se debe dejarlas fluir y no mediar en ellas ni intentar de controlarlas, tal únicamente contribuiremos a un más grande bloqueo.

Existe una regla elemental del Reiki: poner las manos sobre un receptor que quiera recibir la Energía Esencial, y va a ser él mismo quien inconscientemente absorba la proporción de energía que ocupe para su autosanación.

Usar el reiki para enfocar su meditación

Los practicantes que combinan el Reiki y su meditación hallan que fortalece su capacidad de hallar un espacio más tranquilo. Adicionar Reiki a la meditación significa adicionar el componente de las energías de su cuerpo humano a su práctica.

Es una forma de utilizar la energía y los símbolos Reiki para concentrarse y curar la consciencia de sí mismo.

Como la mayor parte de las prácticas meditativas, la meditación Reiki empieza con hallar un espacio práctico, enfocarse en su respiración y relajar su mente. La diferencia es que usted se enfoca en el flujo de energía por medio de su cuerpo humano. Posibilita que su cuerpo humano resuene con este flujo de energía, y pase a un estado de intensa relajación y rejuvenecimiento. Además, puede aumentar el poder de la sanación por medio de sus manos.

Usui Sensei, el fundador del Reiki; enseñó que el primer pilar del Reiki es la reflexión Gassho. Gassho sencillamente significa “dos manos juntándose”, -una postura para rezar- la finalidad es silenciar la mente y producir un solo punto de enfoque en la reflexión. Una vez que su mente empieza a divagar, delicadamente presione sus dedos medios ligados para enfocarse.

Hay muchas maneras de combinar el Reiki y la meditación, incluyendo la meditación y Purificación Zen Reiki. Lo fundamental es descubrir la práctica que funcione para ti.

Música para meditar

Es un hecho innegable que la melodía nos ayuda a relajarnos. Usted puede utilizar la melodía de meditación a lo largo de una sesión Reiki con un terapeuta o a lo largo de una meditación, como una forma de relajarse y experimentar una sanación más fuerte.

Si tiene canción tranquilizante o melodía de meditación relajante que goce en especial, permítame que le ayude a relajarse a lo largo de su sesión – puede además usarla más allá de este espacio.

La melodía de sanación inspirada en el Reiki es eficaz en su vida cotidiana. Si está intentando encontrar un respiro del estrés de la mente y físico, presione reproducir en el hogar o en el trabajo para entrar a un espacio más relajado.

¿A qué esperas para vivir cada una de los beneficios que da el Reiki?