La terapia bioenergética puede aprovecharse como complemento de otras para aliviar tensiones y eliminar malestares físicos fruto de un mal manejo de los problemas o de malos hábitos.

¿Qué es la terapia bioenergética?

La bioenergética es una terapia holística. Es un método psicoterapéutico que sugiere que un gran número de enfermedades se desarrollan por la combinación de factores físicos, mentales y energéticos.

De acuerdo con sus fundamentos, el ser humano saludable es aquel que tiene una “fuerza vital” que circula de forma óptima por su organismo cuando la mente y el cuerpo están en total equilibrio.

En efecto, y como ocurre con otras terapias similares, la bioenergética sostiene que hay un sistema de energías sutiles que influyen en el bienestar de los seres humanos.

Cuando este sufre algún tipo de alteración, la persona empieza a tener diversos malestares físicos que, por lo general, están relacionados con un mal manejo de la tensión, pensamientos auto destructivos o malos hábitos.

Origen de la terapia bioenergética

Los orígenes de la terapia bioenergética se remontan a Sigmund Freud. Wilhelm Reich, discípulo de Freud, fue el primer psicoanalista en señalar el vínculo entre el carácter de una persona y su estructura muscular.

El estadounidense Alexander Lowen, médico y psicoterapeuta, fundó el International Institute for Bioenergetic Analysis (IIBA).

Así, creó esta psicoterapia a partir de los trabajos realizados por su maestro W. Reich y algunas ideas provenientes de la acupuntura y las terapias orientales.

Lowen concluyó que mente, cuerpo y energía vital funcionan como una unidad y, por ello, su interacción entre sí es lo que condiciona el bienestar de una persona.

Por esta razón sostiene que cuando se presenta un suceso traumático en la vida de un individuo, no solo aparece un problema a nivel emocional, sino un bloqueo en las corrientes energéticas de su cuerpo. Como consecuencia de ello, se originan padecimientos repetitivos (dolores o enfermedades) o problemas de claridad mental e irritabilidad.

¿En qué consiste la terapia bioenergética?

La bioenergética es una terapia que podría ayudar a desbloquear esas partes del cuerpo problemáticas que se encuentran rígidas o desequilibradas.

Su práctica pretende dar vía libre a los sentimientos que no encuentran una salida adecuada y que, de algún modo, interfieren en el bienestar. También sostiene que los bloqueos en el flujo de energía tienen causas físicas como:

·     Mala alimentación.

·     Consumo de drogas.

·     Consumo de alcohol y tabaco.

·     Traumatismos por accidentes.

Su trabajo real está encaminado a:

·     Trabajar en la expresión corporal.

·     Facilitar la expresión de los sentimientos.

·     Entender la personalidad vinculada al cuerpo.

·     Ayudar a los pacientes a recuperar su libertad.

·     Incrementar la capacidad de experimentar el placer y la felicidad.

·     Movilizar la energía contenida en el cuerpo mediante tensiones musculares.

La terapia bioenergética se basa en el proceso de liberar la tensión muscular crónica. El proceso terapéutico se concentra en el trabajo con la expresión de los afectos, se incrementa la capacidad para entablar interacciones íntimas, permite y da solución a los trastornos sexuales.

Por lo cual es una terapia enfocada en aprender novedosas maneras de interacción con los otros.

La terapia empieza con la investigación bioenergética que se apoya en una lectura de las tensiones musculares corporal del paciente/cliente para entender en qué grado de energía está.

Se observa el modo en qué siente los sentimientos, las escucha y da contestación cognitiva y del cuerpo a sus emociones.

El lenguaje corporal, es decir, la postura que adopta, cómo se mueve, sus gestos e idioma emocional, la formas como de expresión, etcétera. Es la señal que sugiere en qué estado está el paciente en su camino hacia la personalidad (desde el pasado hacia el presente y el futuro).

¿Cuáles son las técnicas que se aplican en las sesiones de bioenergética?

Aquí cabe destacar que cada terapeuta tiene su método, pero por lo general, estas que vamos a describir a continuación son algunas de las técnicas que muy probablemente se vayan a aplicar en cualquier sesión de bioenergética.

En las sesiones de bioenergía, el terapeuta puede hacer un análisis del cuerpo y el carácter de la persona para detectar problemas de salud o malestares que conlleva a la tensión. O puede basarse en el síntoma concreto que quiere tratar el cliente.

El objetivo es liberar esos bloqueos a través de la estimulación del campo energético y mediante el reconocimiento de traumas o vivencias ocurridas en el pasado.

Las sesiones de bioenergía emplean 5 técnicas principales que sirven para diagnosticar, movilizar la energía y liberar las tensiones.

1. Respiración

Las tensiones musculares manifestadas en el cuerpo suelen transformar los patrones respiratorios. Por ello, uno de los primeros pasos del tratamiento bioenergético es un ejercicio de respiración.

Al observar la respiración, los terapeutas buscan localizar bloqueos o detectar conflictos emocionales.

2. Ejercicios bioenergéticos

Para liberar el cuerpo y aumentar la energía vital, esta terapia utiliza distintos ejercicios corporales como los estiramientos de las extremidades y movimientos pélvicos.

3. Masajes

La aplicación de masajes es uno de los complementos de la terapia bioenergética. Estos estimulan los músculos y ayudan a eliminar las toxinas y la presión acumulada que produce bloqueos.

Se dice que los masajes favorecen el flujo sanguíneo y energético, fortaleciendo las funciones inmunitarias para prevenir infecciones y malestares.

4. Meditación

Las sesiones de bioenergía emplean la meditación como herramienta para alcanzar un estado de tranquilidad exterior e interior. Este método “suprime” todo tipo de actividad física y mental para lograr un estímulo del autoconocimiento y la aceptación.

5. Toma de consciencia de sucesos traumáticos vividos y no resueltos

Los acontecimientos traumáticos causan un profundo impacto en la persona, generando un bloqueo en alguna parte del cuerpo. Tomar consciencia de ese suceso nos permite liberarlo a través de frases sanadoras, que simbólicamente nos reconcilian con lo vivido.

Hasta el momento no hay registros de contraindicaciones para los tratamientos bioenergéticos. No hay límite de edad o condición física ni mental.

La disciplina no pretende ser una competencia para la medicina alópata y homeópata, sino ser un complemento de estas.