Los seres humanos somos empíricos, lo que quiere decir que aprendemos de las experiencias vividas. Por lo tanto, los actos del pasado, nos marcan y como resultado, en la vida adulta reproducimos estos patrones, la mayoría de las veces de forma inconsciente.


De igual forma, diversos estudios neurológicos han demostrado la capacidad que tiene la terapia para modificar estas estructuras cerebrales, en búsqueda de una mejor actitud vital en un proceso de autotransformación. 


Por esta razón, al tomar la decisión de afrontar un proceso terapéutico, se facilita el generar nuevas maneras de reaccionar ante diferentes estímulos, logrando sustituir de forma efectiva las aprendidas desde la infancia.


En este sentido, te muestro algunos aspectos esenciales a considerar en un proceso de autotransformación al recibir terapia.

Aspectos a considerar en un proceso de autotransformación